Ante la propuesta de María José Carrascosa

PorBufete Pérez- Roldán

Ante la propuesta de María José Carrascosa

En el día de hoy, y a través de los medios de comunicación, el Sr. Innes, su defensa letrada en España y su portavoz ante los medios de comunicación, han tenido conocimiento de las líneas básicas de la propuesta de acuerdo de María José Carrascosa.

 

En Madrid, a 13 de mayo de 2008.- En el día de hoy, la defensa letrada del Sr. Innes ha tenido conocimiento, por medio de la prensa, de la propuesta de María José Carrascosa, hecha pública por su hermana, que en sus líneas básicas consiste en:

 

1.- Que la hija del Sr. Innes y la Sra. Carrascosa permanezca en España y no pueda viajar a Estados Unidos. Según declaraciones de Victoria, hermana de María José, es porque “no se fían de nadie”.

2.- Que el Sr. Innes demuestre que es inocente de los delitos de los que es acusado por la Sra. Carrascosa.

3.- Que se le devuelvan a María José los bienes que ha perdido por las diversas actuaciones judiciales seguidas en Estados Unidos.

4.- Que se reconozca que el Sr. Innes falsificó documentos.

5.- Que se suspenda la Patria Potestad del padre.

 

Don Javier Mª Pérez-Roldán y Suanzes-Carpegna, abogado del Sr. Innes en España, califica tales pretensiones de inasumibles: «En primer lugar, nos parece inaceptable que nos enteremos por la prensa de una propuesta que debería haber sido comunicada previamente al Sr. Innes y sus abogados. El hecho de haber dado previamente esta noticia a los medios de comunicación parece responder más a los intereses mediáticos de la Sra. Carrascosa que a una preocupación real por resolver su contencioso con la Justicia americana y española. Es segundo lugar, estimamos inasumibles las pretensiones de la Sra. Carrascosa. Pretende, sin más, que se prive al padre, que siempre ha demostrado que su interés principal es su hija, de la patria potestad. Y además, en el culmen del despropósito, se pretende que el Sr. Innes pruebe su inocencia con respecto a unos supuestos hechos delictivos que han sido archivados por los Juzgados españoles. Esto es inaceptable para cualquier persona mínimamente respetuosa con el Estado de Derecho. Esta defensa letrada entiende que lo que tiene que hacer María José es mostrar respeto por lo que ya acordaron los jueces españoles. En los últimos tiempos hemos asistido a las descalificaciones de ella y/o su entorno al Gobierno Español por no hacer nada en su caso; a las descalificaciones al Sr. Innes imputándoles delitos que luego fueron archivados; a sus descalificaciones a los Juzgados norteamericanos denunciándoles por detención ilegal; y ahora a sus descalificaciones a los Juzgados españoles entendiendo que los archivos acordados son inválidos, pues pretende que el Sr. Innes reconozca su culpabilidad. Además, por la prensa nos enteramos, por boca de su hermana, que no se fían de nadie – y entendemos que incluyen a los autoridades americanas y españolas que dieron por bueno el acuerdo que María José rechazó- y que los psicólogos –contratados por la familia Carrascosa, se entiende- están haciendo aflorar en la menor, Victoria, los malos tratos que supuestamente sufrió a manos de su padre, y ello cuando un informe del año 2005 elaborado por el equipo psicosocial del Juzgado nº 9 de Valencia acreditó que no existieron nunca y que, además, era la madre la que manipulaba a la menor. Desde entonces el padre no ha podido ver a su hija, por lo que difícilmente pueden aflorar unos malos tratos inexistentes. Sin embargo, si la menor, como sostiene la hermana de María José, está manifestando esto, sería, sin duda, porque se le están implantando falsas memorias. Es decir, porque se la está manipulando, y en tal caso, no sería ya María José la que lo haría, por no tener contacto con su hija, sino los abuelos y la tía materna, lo que espera vivamente esta parte que no esté sucediendo. A todo esto se añade que hace unos días la propia hermana de María José le denunció públicamente por haber amenazado a la familia Carrascosa personalmente y a través de PROJUSTICIA, la asociación que le defiende en España, lo cual es radicalmente falso.

Todas estas pretensiones hacen que el acuerdo sea imposible, pues ni España ni Estados Unidos admitirán nunca un acuerdo que les obligue a desdecir sus propias actuaciones judiciales, ni el Sr. Innes puede admitir un acuerdo que no garantice el bien superior de la hija de ambos, que es estar con su madre y con su padre en una situación de normalidad. Por tanto, y salvo que la Sra. Carrascosa haga una propuesta equilibrada para todas las partes, el Sr. Innes y sus abogados se mantendrán a la expectativa y buscarán una solución legal en España y en Estados Unidos al margen de la Sra. Carrascosa. Hasta ahora, el Sr. Innes, sus abogados, las autoridades españolas y las norteamericanas han hecho lo imposible por poner a María José en libertad. Sin embargo, ella se obstina en no querer salir de la cárcel, y es ella la única que tiene la llave de su celda. Por tanto, llegó ya el momento de centrarse exclusivamente en defender los intereses de Victoria Innes Carrascosa, que es la que está sufriendo por la obstinación de su madre. Además, si finalmente se demuestra que la familia materna la está manipulando y “programando psicológicamente” –lo que esperamos que no esté sucediendo- en contra del padre, los Juzgados españoles deberán poner término de inmediato a esta situación, tomando las medidas oportunas, que pasan, indiscutiblemente, por que la menor vuelva al país donde nació y donde vive su padre y su hermano pequeño, hijo del nuevo matrimonio del Sr. Innes.»

 

Por otra parte, el presidente de PROJUSTICIA, Sr.Zugasti, que es el portavoz del Sr. Innes en España, entiende «que debe acabarse ya de contemplaciones. María José está en prisión por desobedecer una Sentencia de un Tribunal competente y por interferencia parental, lo que de nuevo queda acreditado por su desorbitada propuesta. Su pretensión no puede ser aceptada ni por Estados Unidos ni por España, pues supone un desprecio a las resoluciones judiciales de dos estados soberanos, y por tanto tal acuerdo no tiene virtualidad jurídica alguna. Aunque el Sr. Innes lo aceptara, de nada serviría, pues no sería reconocido por ninguno de los dos estados. Pero es que, además, el Sr. Innes no puede aceptarlo por cuanto no se garantiza el bien de la menor, que se ve privada del contacto normalizado con sus progenitores. Así pues, la Justicia española debe hacer algo y no discriminar a Victoria Innes Carrascosa por ser su padre un ciudadano extranjero. En España, en el caso de una pareja de españoles separados, si cualquier de los progenitores ingresa en prisión, la custodia pasa automáticamente al otro progenitor siempre y cuando el nuevo progenitor custodio cumpla correctamente con sus obligaciones parentales. En el presente caso, los Juzgados españoles han demostrado que el Sr. Innes ni maltrató a su hija ni a la Sra. Carrascosa, por lo que puede y debe ejercer, como lleva pidiendo desde hace años, su paternidad de modo responsable. Por tanto, se debe resolver exactamente igual que si fuera un padre español: se le debe entregar a su hija. Si los Juzgados españoles acuerdan esto, María José podría ser puesta en libertad incluso en contra de su voluntad, y todos los escollos de este largo contencioso familiar se verían solucionados, pues la niña recuperaría a ambos padres y podría mantener contacto con ellos salvo que se demostrase que la madre volvía a intentar alienar parentalmente a la niña, en cuyo caso debería limitarse o suprimirse su contacto con la pequeña Victoria».

 

Javier María Pérez-Roldán y Suanzes (Letrado)

Documentos relevantes:

Acreditación, por un Juzgado español, del trato infringido por la Sra. Carrascosa a su hija:

Acreditación, por un Juzgado español, de la inexistencia de los envenenamientos de los que se acusa al Sr. Innes y de la manipulación de los peritos particulares que presenta la Sra. Carrascosa:

Victoria Innes Carrascosa

Notas de prensa anteriores

Comparte
¡Los comentarios están cerrados!